viernes, septiembre 02, 2005

El Síndrome de Peter Pan


Mc Carty
Originally uploaded by C'.



La mayoría de los seres humanos descubren las ventajas de la infancia cuando ya llevan demasiado tiempo opositando a adulto como para dar marcha atrás. Cuando ya te has recorrido cien veces el barrio arriba y abajo pintada como una mona a espaldas de tu madre, cuando te has escapado de juerga setenta veces y has metido mano otras tantas, ya no cuela que te apetezca volver a tener 7 y jugar con camioncitos de arena. No se puede reclamar a esas alturas.
Sin embargo hay quien lo intenta, aunque cuando propongas “saltar sobre la cama” ya no les sugiera la misma imagen que hace años. En realidad -esto me hace mucha gracia- lo que desean muchos es volver a irresponsabilidad total sobre sus actos pero conservando los privilegios de su edad madura. Y te sueltan lo del Síndrome de Peter Pan, porque “inmaduro” y “descarado” no les termina de encajar...

Pero luego hay otra cara. La que casi todo el mundo conserva, una parcela nuestra, personal, que es el gusto por jugar. Ahí sí, juguemos a las cartas, a ser felices, a cantar, juguemos a jugar. Nos conserva jóvenes, libres de pensamiento, nos descubre ilimitados.

Aquí presento a un adulto que juega con muñecos o a un empresario precoz, según. Se llama Brian McCarty y la verdad es que hace fotos preciosas con juguetes. Según él, jugar es una forma de arte. Además, con la creciente complejidad del mundo, ver con la perspectiva de un niño, deconstruirlo y montarlo de nuevo, dice, es la clave para entenderlo. Me parece un argumento sano. Y desde luego un premisa fértil para un trabajo atractivo y sugerente. No está nada mal.

(Qué extraño... Empiezo a echar de menos mis tentes y mis airgam boys…)

5 cosas que no pueden esperar...

At 8:01 p. m., Blogger Rey Sombra me confesó que...

¿Tú también tenías Airgam Boys? Eran los mejores, ¿verdad? Los Clicks (que no Playmobil, como los llaman ahora), eran demasiado infantiles. ¿Los Madelman?, siempre me parecieron belicosos. Ah, y tenía un Geyper Man, así todo fuertote y con barbita; lo miro ahora y creo que me regalaron un auténtico icono gay. Fíjate tú.

 
At 4:01 p. m., Anonymous Kingo me confesó que...

Mmm, percibo una velada (o no tan velada) crítica a los irresponsables, vivalavidas o peterpanes, como quieras llamalos, que no se deciden a sentar la cabeza y actuar como de ellos se espera... Lo que no transmites es el eterno atractivo que tiene ese tipo de comportamiento, incluso para los que no son capaces de ponerse a su altura (¿o debería decir bajura?), y nunca más se atreverán a jugar, aunque sea un rato, a las casitas como si no existieran las hipotecas, a médicos como si no hubiera embarazos ni enfermedades o a la guerra como si nadie pudiera morir... Pero, ¿Y si los niños tuvieran razon? ¿ Y si las cosas no son tan importantes y tan imprescindibles como nos han contado? ¿Y si hubiera un ser paternal que decide nuestros destinos, nuestros premios y nuestros abusos, sin que nosotros seamos conscientes? Porque no me negarás que, a pesar de todos nuestros esfuerzos para hacernos los adultos, estamos a merced de los elementos, llámense Katrina, Alkaeda o partido popular... En fin, es sólo una idea, pero me gustaría más pensar, intuir y percibir con la mente de un niño que con la estrechez de miras de un mediocre y maduro pequeñoburgués seudo controlador. Y mira que lo intento...

 
At 5:10 p. m., Blogger C* me confesó que...

sabía que alguien en la sala se sentiría aludido (sobre todo si era varón). no, hijo, no, en absoluto era una crítica, es que me quedaba bien en el post. pero la gran verdad es que estaba siendo sutilmente irónica... conmigo misma. es una forma como otra cualquiera de "hacer ejercicio" con el carácter de una. dios mío, un día me voy a matar de tanto cinismo...
sí, puede ser que el mundo fuese mejor con mente de niño. en realidad, no, no es un puede ser... es un "es" (al menos hasta el límite que supera lo asocial). después de tantos años de represión 'moral' absurda te digo que no puede haber nada que produzca tanta infelicidad e insatisfacción. a los demás les encanta porque molestas lo justo en sus huecos de pensamiento. salvo si les estás recordando algo que ellos saben, por educación, 'que deberían recordar'. ahí es cuando te odian. y tú encima no te aguantas. no, en absoluto, no era una crítica. era pura envidia.

no se lo digáis a mis padres, por dios. les rompería el corazón. después de todo también han hecho cosas fantásticas: como regalarme los airgam boys (un mercado y una enfermería completa, con las enfermeras que se doblaban y se les veían las braguitas de mallas. creo que fue mi primera perversión sexual -y lésbica!! ahora caigo!!-... qué bonito...)

 
At 5:56 p. m., Blogger Rey Sombra me confesó que...

Pues qué bien, entre mi Geyper Man cachas, y tu enfermera con braguitas de malla...estamos añapaos...

Y, sí, ja, ja...estaba seguro que algún mashote se daría por aludido (me he pasado el fin de semana mirando los comentarios, a ver, a ver...)

 
At 6:30 p. m., Anonymous kingo me confesó que...

Je, je, por alusiones, siento desilusionarte, Rey, si pensabas que estaba respondiendo a a tu querencia por el geyperman... cada uno juega con lo que tiene más a mano, y lo bueno de ser niño es que no te planteas para qué son los juguetes, los usas para tu juego en un sano ejercicio de egoísmo improvisado, y punto. Es más tarde, cuando el juguete reposa ya en la estantería, cuando los demás te dicen lo que a ellos les sugiere, sólo entonces te planteas si jugabas bien o mal, o qué quería tu inconsciente expresar con aquel juego.
Pero a mi lo que me gusta de los niños es lo rápido que sacan el juguete nuevo de la caja... para ponerse a jugar con la caja.

 

Publicar un comentario

<< Home


Web stats