lunes, enero 02, 2006

Ya es hora de despertar

¿No es un 2 de enero –inicio explícito de año- un buen día para levantarse del desánimo? Y bueno, no es bien desánimo el que tengo, o tenía, diría más bien que sobredosis de actividad. Los dos últimos meses mi corazón ha palpitado para otros, ha sido un órgano de alquiler. A mi me ha dejado de lado, a mi vida, a mis gustos, mis preferencias. Ha latido por obligación, por dinero también, porque para qué vamos a engañarnos: mi corazón también necesita bienes materiales para sonreír.
Pero esta última semana, mi casa del mar ha resucitado a mi corazón de la extenuación y me lo ha devuelto.

Ya de vuelta en la Meseta, vuelve a correr desaforado, pero esta vez, por estos instantes tan nuevos que aun dudo que sean míos, galopa mi corazón jineteado por mi cabeza y mis caprichos y mis miserias.
Me espera una semana-tíovivo: mudanza, servicios mínimos en el curro y semana nº5 de la cuenta atrás para los exámenes. A mi corazón le pondré un pañuelo en la cabeza y un mandilón de cuadritos rosas y blancos con su nombrecito en el bolsillo de la pechera, para que no se manche.

¡Ring! ¡Ring!
- ¡Nene, levanta, que vas a perder el autobús!
- (5 minutos más…)

1 cosas que no pueden esperar...

At 11:42 a. m., Blogger Pierre me confesó que...

Exámenes de qué?

 

Publicar un comentario

<< Home


Web stats